jueves, 29 de octubre de 2009

Déjame llorar


"Déjame llorar mi cruel suerte, y que suspire por la libertad"

¿Podemos escapar de aquél hilo que conduce las acciones?
he cometido tantas injusticias contra el destino, lo he asesinado poco a poco,
pero como un Cristo que vuelve al tercer día me someto ante él,
¿Donde fue sometida la libertad?
¿En qué fosa quedo su cadáver?

Me destrozo por ser como soy, ¿qué diferencia hay entre el nazareno y yo?
uno en corona de espinas y el otro de sollozos,
quisiera se elevara en un suspiro de la cruz,
uno no decide lo que pasa, pero otros ¿sí?,
Debo lavar mis manos la sangre, para que no resbalen al sujetarse,
¿En qué momento nos llegamos a perder?
si yo no soy pastor ni cordero,
necesito fuerza para no decaer,
debo seguir estrangulando al destino con mis propias manos
aunque se llenen de sangre las iglesias donde profesan
la esclavitud.

2 comentarios:

King VE dijo...

alcanzo a vislumbrar un tono nacionalista mezclado con algo hereje...

me regala una impresion romantica-decadente q no te conocia, primo

Saúl Franco H. dijo...

jajaja siempre he sido ha si de decadente

Publicar un comentario